El uso de la visualidad para el estudio de las migraciones entre Europa y América Latina

Muchos son los intentos multidisciplinarios que actualmente ponen en marcha investigadores para el estudio de los flujos migratorios. La historia oral ha sido uno de los precursores más significativos en este ámbito de estudios.

Sin embargo, hoy en dia se trata de llevar a cabo trabajos de campo e indagaciones que incluyan nuevas técnicas de exploración de la memoria migratoria considerando no sólo la transición de la oralidad a la escritura sino al nexto entre memoria y visualidad.

El tercer congreso de Areia “America Latina-Europa: Silenzi, reticenze, finzioni nelle narrazioni di migrazioni e di migranti” celebrado los dias 20-22 de abril de este año en Ventimiglia (IM) fue de gran interés para nuestro proyecto porque incluía en sus mesas de discusión – de manera intercalada – sesiones dedicadas enteramente a la perspectiva metodológica y en algunos casos una reflección acerca del uso de elementos visuales para el análisis de las memorias de migración. En el congreso de AREIA fueron presentadas algunas ponencias que daban cuenta de investigaciones con el uso de fuentes visuales, en particular la fotografia y el arte. Destacaba la participación de estudiosos brasilianos además de investigadores de otros paises de América Latina como México y de Europa, Italia y España.

El case-study de los italianos en América Latina, presentado ampliamente en el congreso de AREIA, mostró varias modalidades visuales aplicadas al caso brasiliano de las migraciones históricas. Con cada uno de los casos expuestos, era posible trazar una especie de cronología visual de la circularidad de las trayectorias migratorias, es decir, a partir de las primeras partidas con la migración italiana en Sudamérica del s.XIX, las migraciones posteriores de las generaciones que subsiguieron hasta aquellas nuevas migraciones que regresan y viajan hacia Europa. Por citar algunos de los trabajos presentados, el trabajo de Maria Izilda Santos De Matos, de la Pontifícia Universidade Católica de São Paulo, acerca de las corespondencias epistolares de migrantes brasilianos y portugueses (1890-1930) hace uso de las obras de algunos artistas de la época, estableciendo así un lazo estrecho entre la escritura y la visualidad, relación interesante y necesaria para hacer emergir la vivencia migratoria de ambos mundos. Gracias a la obra Saudades es posible adentrar en la vida que llevaban o de la que se fue creando en el imaginario de aquellas migraciones. Se vuelven visibles imágenes de momentos privados, secretos e íntimos que encierran estas correspondencias epistolares, las cuales muchas veces también eran leídas de manera pública. La obra Saudades de José Ferraz de Almeida Júnior, realizada poco antes de su muerte, retoma los temas de la vida cotidiana como vehícolo para cuestionar la multiplicidad de la emotividad y la sensibilidad tanto de la comunicación de los eventos como del anuncio de acontecimientos dolorosos como el luto.

Almeida Júnior. Saudades, 1899. Pinacoteca do Estado de São Paulo.

Este elemento visual a través de la pintura del 900 podría ser un elemento de inspiración para nuestro proyecto pensando en particular al arraigo con el espacio urbano y el paisaje, aspecto que seguramente encontramos en la literatura. Una relación que podemos citar pensando a Turín es al entretejerse de las letras de Cesare Pavese y las imágenes de Felice Casorati. En la memoria se fijan no sólo las ciudades o bién los hábitades sino también sitios precisos, lugares públicos en los cuales tantas personas confluyen, como la questura, donde sin importar la procendencia se tiene el recuerdo preciso del lugar. Juan Orsi, artista peruano originario de Pucallpa, entrevistado para el proyecto Babe, en su última obra Instalación arte conceptual con pintura refleja de manera visual la memoria colectiva de la espera en las colas de la oficina de migración de los migrantes turineses.

foto 3
Juan Orsi, Instalación arte conceptual con pintura, 2015. Porta Susa, Torino. © Babe Project 2013-2018. All rights reserved

En la memoria de las nuevas migraciones este tipo de relación entre el espacio visivo y la literatura es un ejercicio cultural de traducción para encontrar la forma de dar continuidad a la vida en Europa. Jaqueline Gallardo, joven fotógrafa peruana originaria de Junín, entrevistada para el proyecto Babe, recuerda que desde su llegada a Turín la literatura de Cesare Pavese le permitió establecer un puente de unión entre Perú e Italia gracias a las descripciones de la vida cotidiana campesina de Pavese. En este caso, según Gallardo, las imágenes que unen estos territorios son las de los campesinos y del trato similar que éstos le dan a la tierra. La imagen que se lleva de la propia terra ayuda al arraigo en otra. Ella recuerda de La luna e i falò de Cesare Pavese este fragmento que recita en público durante la manifestación cultural Le terre attraverso il mare en una lectura colectiva de textos junto con Juan Orsi quien por el contrario lee fragmentos del poema Los herlandos negros del escritor peruano César Vallejo:

Regresando al congreso de Areia. Otro trabajo sumamente interesante que mostró la forma visual de recolección de fuentes durante la entrevista es Silvana Aparedia da Silva Zanchett, Universidade Federal de Mato Grosso do Sul, quien discutió el aspecto cotidiano de la memoria a través de las hitorias de vida de mujeres del estado de Mato Grosso (municipio de Coxim). Su presentación describía imágenes de género interesantes que pueden leerse gracias a fotografías que documentan la historia laboral de una mujer pescadora con su familia. Una historia que además de reconstruir parte de los flujos internos de migración lleva al expectador a conocer la vida a las horillas del río a través de la cual es posible percibir como la narración de memorias a través de las fotografias describe así mismo aquellas prácticas culturales transmitidas a la misma familia y a la comunidad en su conjunto. Las fotografías acompañaban paso a paso la narración de vida de la testigo y era ella quien pedía ser fotografeada. Este aspecto me pareció interesante pues el historiador oral no sólo pudo recoger una historia de vida sino una secuencias de imágenes que puede sobreponerse a la oralidad de la testigo.

Todas estas formas citadas de visualidad en la investigación histórica explicitan una necesidad innovativa no sólo desde el punto de vista de la recolección de fuentes que van más allá de la transición de la oralidad a la escritura, sino también en la interpretación y percepción de los sujetos en mobilidad que llevan cargadas sus memorias de imágenes que describen lo vivido pero también de las imágens que reconstruyen su propria cultura como lo que son, sujetos en constante movimiento a través de los confines y los contextos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *